Por fin, otro sueño materializado, hecho realidad… esa sensación de sentirse realizado, de mirar atras y ver todos tus fracasos y no reirte de ellos, sino sonreirles porque fueron quienes te enseñaron a alcanzar lo que hoy haz logrado.

Agradezco mucho lo aprendido de la gente de Wieden and Kennedy (http://www.wk.com) sobre abrazar el fracaso, hacerte su amigo, entender que sin eso, el futuro no esta asegurado. Gracias por enseñarme a fallar.

Hoy día gracias a todas esas fallas, he fundado una empresa, mi propia visión, mi propia cultura, impregnada en la personalidad de esta nueva aventura… gracias a mis inversionistas, socios, amigos y empleados, por confiar en mí y en mi sueño, gracias por ayudarme a hacer de OnClick Studio (Santo Domingo y New York) una realidad.

Ahora queda otro trecho por recorrer… so, hands-on, and let’s kick ass.