Los que me conocen lo saben. Soy una persona atrevida (en el buen sentido, y a veces en el malo). No vacilo para decir lo que quiero decir, o para hacer lo que quiero hacer. Si me caes mal te lo digo, si haces algo que no me gusta te lo digo, si quiero saltar de un puente… lo hago.

Y es que si eres una persona timida, pasiva o que dudas cuando quieres hacer algo, tengo para decirte que tu premio es una hermosa aburrida vida marcada por la rutina y las metas incompletas. El progreso, la innovación y los grandes avances lo han hecho (y lo hacen) las personas osadas (cientificos, politicos, artistas y otros que no esperaron por las oportunidades; sino que las crearon). Así que si quieres marcar una diferencia pues empieza por leer y poner en practica los siguientes consejos:

1. Da el primer paso. Cada vez que te sientas dudoso sobre algo (especialmente cuando interacturas con otros) tragate tu orgullo y da el primer paso. Preguntale a tus compañeros si quieren ir a tomarse unos tragos contigo despues del trabajo. Dile a la persona que te gusta que tienes tickets para el concierto de Juan Luis Guerra y que deseas que vaya contigo. O sea, simplemente dale pa’ lla.

2. Haz algo impredecible. Bueno de primera mano tendria muchas cosas que contar aqui, pero vamos a darle unos ejemplos sencillo: cuando estoy cansado me acuesto en el piso de la oficina sin importarme que este todo el mundo ahi, que este vacia o que este vestido de traje, donde trabajaba antes me subia encima de los escritorios solo porque si (si, Heidi aprendio de mi, foto 2), cuando camino en la calle paro a la gente y la entrevisto aunque no la conozca y uso mi mano como microfono, etc.

Simplemente no sientas miedo de intentar cosas nuevas, ni le des mente a lo que van a decir otros, ademas tiene mas pros que contras, cuando le cuentas a alguien se quedan algo asi como : que?!? jajaja, tu si ta loco.

3. Exige lo que quieres. En vez de esperar que reconozcan tu esfuerzo en la oficina o esperar a que alguien se de cuenta de tus necesidades, simplemente parate y pregunta por eso, exigelo. Algunas personas creen que exigir algo es egoista, tacaño, mal educado y rudo… y lo es si exiges algo que no mereces. Pero si estas exigiendo algo que te ganaste, que te mereces, entonces el egoista, tacaño, mal educado y rudo es la persona que no te lo da. Lo peor que puede pasar es que te digan que no y eso no mata.

Exigir ese aumento o promoción que tanto has esperado.

Preguntar por un descuenta en la tienda.

Exigir a un profesor que te explique bien porque no entiendes.

4. Toma riesgos. Existe una diferencia entre una persona temeraria y una persona osada o atrevida. Los temerarios no aceptan riesgos… ni siquieran lo analizan. Una persona osada, esta bien pendiente del riesgo, pero acepta ir tras su decisión de cualquier manera, preparado y listo para aceptar las consequencias si las cosas no funcionan. Puede que cometas un error y eso esta bien, todos nos equivocamos. Pero no hacer nada es peor que un error, porque solo te lleva al vacio interior y al arrepentimiento. Para mucha gente el haber tomado un riesgo y fracasar ha sido la experiencia mas positiva que han tenido pues los ha ayudado a levantarse (yo soy uno de esos).

5. Redescubrete. Por ultimo, el ser osado tiene que ver con tu centro, con lo que crees. No es lo que haces, es quien eres. Si no sabes quien eres, nunca vas a superar esa timidez, nunca vas a ser osado. Empieza por apreciar tu individualismo, tu singularidad, eso que te hace unico. Descubre lo que te hace ser una persona diferente. Planta tu bandera, llama la atención y quierete a ti mismo, sin importar lo que diga el vecino de enfrente.